Courtesy of Uk in Italy (https://www.flickr.com/photos/ukinitaly/) carlo

Carlo Cottarelli, de Cremona, clase 1954, actualmente es el Director del Observatorio de las Financias Públicas de la Universidad del Sacro Cuore, pero en el imaginario de los italianos representa, sobretodo, el “tijereta”, el hombre que más que otros intentó contribuir técnicamente al corte de los gastos de los órganos y de las empresas controladas por el Estado, en virtud del papel que tuvo durante el año del corto Gobierno Letta.

Carlo “manos de tijera” vuelve al ataque

Mas precisamente, Cottarelli fue nominado Comisario extraordinario para la Revisión de los Gastos Públicos (la celebre spending review), antes de que el Gobierno sucesivo presidido por Matteo Renzi lo asignará al Fondo Monetario Internacional en cualidad de Director Ejecutivo del Board. ¿Promoveatur ut amoveatur? Cualquiera sea la respuesta, el economista ha conservado una gran popularidad en la opinión pública. Capethicalism tuvo la oportunidad de asistir a la presentación de su nuevo libro, I sette peccati capitali dell’economia italiana (Feltrinelli), el 15 de marzo pasado en Lecce, a través de un encuentro realizado por la Banca Popolare Pugliese.

carlo

¿Recetas de un técnico o programa político?

Vito Antonio Primiceri, Presidente de la Banca, introdujo Cottarelli centrándose en el estado de salud de la economía italiana a través unos dados relativos al año 2017. El crecimiento medio del PIB de la Unión Europea es del 2,4%, el de nuestro País es más bajo de un punto (1,4%), un dado poco confortante que se vuelve casi degradante si lo comparamos con la situación de otra nación mediterránea, España (3,1%). Primiceri tocó un punto débil: el Sur está parado, dijo, y directivas comunitarias como aquella, reciente, que impone a las bancas reiniciar los créditos no garantizados (llamados de otro modo deteriorados), en solo dos años, atestiguan cuanto haya sido profunda la ruptura entre los estándares europeos y los tiempos burocráticos y administrativos en Italia, donde una practica como esa, en aquellos dos años supuestos por la Unión Europea, como máximo puede ser lanzada.

Simone Bini Smaghi, Vice director General de Arca Fondi SGR, sucesivamente, hizo una pregunta que, en las dos horas del encuentro, circulaba en el Teatro Apollo sin recibir una respuesta afectiva: ¿el de Cottarelli es un programa político? Un interrogativo para nada banal ni retórico, si pensamos que el economista lombardo ha sido mencionado varías veces, por fuentes periodísticas y voces contiguas a los salones del poder, cuál ideal Presidente del Concilio super partes en el caso de un continuo estancamiento político-institucional a consecuencia de la votación del 4 de marzo.

carlo

Una nación en peligro con las financias no a salvo

Según Carlo Cottarelli somos, todavía, una nación en peligro a causa de nuestra deuda pública. “Todavía”, añadió, “yo sabia que después de las elecciones no cambiaría nada en los mercados, porque los mercados tienen mucha liquidez en círculo”. Sus estimas no son negativas. La economía italiana está creciendo, aunque lentamente. La fe hacia el futuro está presente en toda Europa. Esta situación continuará hasta que la BCE (Banca Central Europea) continuará adquiriendo títulos del Estado, pero en dos años van a ocurrir dos cosas: un fisiológico aumento de las tasas de interés y la sustitución de Mario Draghi en la misma BCE.

¿Quién tomará su puesto? Si fuera un norte europeo, una eventualidad muy probable, asistiríamos a una inversión de las políticas ahora en curso, es decir menos quantitative easing, menos moneda en circulación, y consiguiente riesgo de recesión con siguiente reducción del PIB. El problema italiano no es la deuda elevada, sino más bien la mezcla “deuda elevada y creciente”, una mezcla que, para una nación, puede conducir a crisis muy serias y hasta a la bancarrota. Es por eso que, antes de que haya un choque, “debemos asegurar las financias”.

carlo

Seis pecados de largo alcance, más uno reciente

“Nuestro renta por habitante, en términos de poder adquisitivo, es la misma de hace 20 años, un hecho inédito en la historia de la República”. Los siete pecados capitales que afectan la economía italiana y reducen las posibilidades de crecimiento son todos antiguos, sería decir estructurales, excepto el último, más reciente, pero no menos insidioso. Aquí esta, a seguir, la lista.

1- La evasión fiscal. Solo la evasión sobre el IVA es estimada al rededor del 27% de la deuda;

2- La corrupción. Entre las naciones del mundo, Italia ocupa el 50º puesto de la clasifica redactada a través del Indice de Percepción de la Corrupción, una mejoría (era la numero 62 en la precedente detección), pero que no nos sirve de consuelo;

3- La burocracia. El informe “Doing Business” de la Banca Mundial dice que todavía es muy difícil, para nosotros los italianos, iniciar una actividad. Las reglas frenan la economía y cuestan a las empresas;

4- La lentitud de la justicia. La duración media de los procesos en ámbito civil, medida en el 2014, era de siete años y ochos meses;

5- El colapso demográfico. A pesar de los clichés, el descenso de la natalidad afecta más el Sur que el Norte de Italia. Ahora la media de los hijos por mujer es igual al 1,34. Obviamente, menos trabajadores significa menos jubilaciones. Como si no fuera suficiente, también la producción por persona es disminuida.

6- La desigualdad entre el Norte y el Sur. En particular, se registran cuatro brechas, uno de performance de la Administración Pública, uno en los saldos de las cuentas públicas, uno de capital humano y social, uno de carácter demográfico. ¿Es el séptimo pecado?

carlo

El Euro es una carga, pero salir de la moneda única seria peor

El séptimo es la dificultad de convivir con el Euro. Inútil esconderlo, “el Euro ha llevado con sigo una pérdida de flexibilidad de la tasa de cambio”. Italia no pudo más recurrir a una herramienta que había garantizado la competitividad de sus exportaciones, es decir la desvaluación de la moneda, una medida posible con la vieja Lira, imposible con el Euro. “No estábamos listos. El Euro nos hizo crecer poco”. A pesar de esto, según el economista de Cremona no tiene sentido, hoy, hablar de la salida del Euro, porque aún si debiéramos hacerlo luego seríamos forzados a cortar los salarios reales para retomar rápidamente la competitividad perdida.

Nuestro verdadero drama, en estos quince años de moneda única, es el aumento de los costes de producción. En otras palabras, aunque el trabajador produjera más, no ganaba más, a diferencia de Alemania, donde los salarios aumentaron de mucho frente una limitación de los costes de producción. “Debemos tratar de converger hacia el ejemplo de desarrollo alemán”, para hacer esto es inevitable suavizar el peso fiscal a las empresas, reducir la burocracia, vencer con seriedad la evasión fiscal, y sobretodo acordarse de aquellas actividades empresariales fracasadas a lo largo de la crisis económica. Ocurre apoyar con cada medio el export para salvar las pequeñas medias empresas actualmente en dificultad.

carlo

Un pueblo de litigiosos, de individualistas y de irresponsables

“En Italia el poder prohibitivo es debido a un exceso de reglas”. Los italianos son increíblemente litigiosos, se demandan con extrema facilidad, “están enfermos de individualismo”, aseguró Cottarelli. Desafortunadamente, siguió, “consideramos el Estado como la primera instancia llamada a intervenir”, pero esta actitud implica responsabilizar el individuo. La Administración Publica debería funcionar de la misma manera en el Norte como en el Sur, y más que nada sería útil invertir más en el capital humano, en el público como en el privado. ¿Por cierto, como se piensa atraer inversiones si, por ejemplo, existen tasas fiscales diferentes en base al tipo de pan horneado? ¿Qué sentido tiene tasar una barra de pan y una baguette de manera diferente? En definitiva, Cottarelli se remitió a su libro para una profundización de todos los temas debatidos durante la noche, no sin una punta nostálgica hacia el tiempo que pasó, “cuando los partidos exprimían un ideal de sociedad claramente reconocible, mientras ahora todo es poco claro”. ¿Es que hace falta un Cottarelli para despejar la niebla? Quizás.

ALEXEIN Y FIT

© Capethicalism 2018 – All rights reserved


ARTICULOS

CONTACTE CON NOSOTROS

carlo, carlo, carlo, carlo, carlo