A menudo usamos instrumentos no solamente sin conocerlos bien, pero también ignoramos las contradicciones que se esconden detrás de ellos: es el caso de Internet y de la llamada «Net Neutrality».

Que es la «Net Neutrality»

Según el pensamiento más compartido, una red se define “neutral” cuando no está sometida a las restricciones arbitrarias: en pocas palabras, ella idealmente no debe crear ninguna discriminación entre los diferentes servicios que ofrece a los usuarios. De hecho existe el temor de que quien controla una red (las compañías de telecomunicaciones, llamadas también “provider”) puedan abusar de su posición introduciendo una especie de peaje útil a crear unas jerarquías en los contenidos: eso supondría una clasificación basada exclusivamente en la disponibilidad económica, haciendo imposible – por último – acceder a determinados sitios (o servicios, o aplicaciones).

neutrality

Las necesidades técnicas

Queriendo analizar el asunto de manera más profunda debemos tomar en cuenta los paquetes IP, o sea cada secuencia de datos trasmitida en la Red: en un futuro no demasiado lejano, para garantizar prestaciones eficientes en la Web siempre más congestionada, probablemente se deberá reorganizar el gran tamaño de informaciones en circulación asignando a cada paquete un determinado nivel de prioridad (y privilegiando de esa manera las comunicaciones a las cuales se ha asignado una prioridad más alta).

Queda por entender según cuales criterios se decidirá en este sentido, porque el miedo es que – como dijimos anteriormente – el criterio de juicio sea puramente económico. Las consecuencias de una actitud tan comercial – en el más malo de los sentidos – podría luego llevar al riesgo de que en el se escondan derivas peligrosas, decidiendo por ejemplo de rendirlos inaccesibles (con la excusa de una escasa rentabilidad) informaciones o servicios “incómodos”.

neutrality

América y Europa: dos legislaciones en comparación

En Estados Unidos el debate es particularmente animado, y solo recientemente se ha llegado a una solución: el 26 de febrero 2015 Federal Communications Commission (la agencia americana de las comunicaciones) ha establecido que Internet es “neutral” y así debe quedarse: quien ofrece una conexión no puede discriminar el tráfico en la Red otorgando diferentes velocidades o poniendo filtros arbitrarios, porque una de las características fundamentales es justo esa “neutralidad” (capaz de garantizar, hasta ahora, también la libertad).

Europa se ha pronunciado pocos meses después, el 27 de octubre 2015, aprobando una normativa la cual pero deja perplejos: según muchos expertos, las decisiones del Parlamento Europeo garantizarían un poder excesivo a las compañías de telecomunicaciones, permitiéndoles reservar unos “carriles preferenciales” por algunos servicios (en detrimento de otros, obviamente, que serían reducidos con la sola excusa de deber “descongestionar” el tráfico).

En Italia el asunto es aún más complicado, en cuanto por asignar a cada paquete la prioridad, mencionada anteriormente, los proveedores deberían de alguna forma poder analizar los datos trasmitidos por los usuarios, pero eso significaría no preservar la privacidad (en acuerdo a lo expresado por el Codice Privacy, Decreto legislativo 30 de junio 2003, n. 196 y siguientes modificaciones).

neutrality

La lección de Mike

Si aún no habéis entendido bien de que estamos hablando no os preocupáis: la ayuda llega de nuestro amigo Michael Goodwin, que en el tebeo “Net Neutrality: que es y porque debería interesarte” profundiza el asunto con la perspicacia y la ironía que lo caracterizan, simplificando la cuestión también por quien no sabe mucho de ICT.

Haga clic aquí para leer los otros artículos sobre Mike!

Con mucho orgullo, como siempre, metemos a disposición el tebeo (en italiano y en exclusiva) para los lectores the Capethicalism. Además podéis leerlo también en inglés desde aquí.

neutrality

PENNY Y FIT

© Capethicalism 2017 – All rights reserved


ARTICULOS

CONTACTE CON NOSOTROS

a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, a, net neutrality, net neutrality, net neutrality, net neutrality