Aunque la razón sugiere la ocasión de enfrentar los problemas antes que esos se conviertan en casos ingestibles, parece que la política y la economía se olvidaron completamente de una cuestión que podría tener consecuencias dramáticas en el futuro de la humanidad: el estrés hídrico. Este término se refiere a la progresiva e inexorable reducción del suministro de agua, un recurso indispensable para la vida (no sólo en el sentido biológico) ya que afecta de manera muy fuerte a todos los aspectos humanos, sociales y productivos.

El tema de la explotación exasperado de las riquezas de la Tierra es conocido por todo el mundo, pero las personas encargadas de planear una gestión responsable parecen haber abdicado de su papel: de hecho, el World Resources Institute, después haber analizado la disponibilidad y las necesidades en más de 150 paises, publicó una investigación con resultados preocupantes, llegando a afirmar que en menos de veinte años en muchas zonas del mundo va a tener tan escasez de agua que va a producir efectos devastantes en las poblaciones.

agua

Dentro de dos años gran parte del mundo va a sufrir la sed (y no sólo la sed)

Dentro de 2040, unos treinta estados ubicados en regiones ya pobres de aguas subterráneas tendrán que gestionar un riesgo definido “extremadamente alto”: catorce de esos se encuentran en Oriente Medio, y la posibilidad que todo eso puede contribuir a desestabilizar la política de algunas zonas es muy probable (piensen en Siria o en conflicto entre israelíes y palestineses).

Considerar que el posible colapso de enteras porciones de la Tierra no es asunto nuestro es pura ilusión: más allá de la obvia consideración que los problemas son globales ahora y se pueden repercutir en todas partes del mundo, en Europa y en otras potencias económicas también (en primer lugar China, India y EEUU) deben prepararse para enfrentar la emergencia que probablemente va a tocar grandes áreas en sus proprios territorios.

agua

En Italia el problema va a ser muy marcado en el Sur, pero no dejará tampoco regiones famosas por su propia riqueza hídrica como Lombardía.

Estamos hablando de reflexionar desde ahora sobre lo que se puede hacer para ayudar nuestro futuro y el de nuestros hijos: empezando por las prudencias más banales (por ejemplo, evitar el desperdicio cuando nos lavamos los dientes o se irriga el jardín) es fundamental construir una conciencia colectiva, para que los gobiernos nacionales y los organismos internacionales adviertan fuerte la necesidad de adoptar recorridos para estructurar políticas climáticas responsables y de gran alcance.

Los mapas interactivos de World Resources Institute

Para quién le apetezca, el World Resources Institute pone a disposición unos hermosos mapas interactivos para investigar sobre la situación actual y también la futura (además, se pueden restringir los resultados precisando muchos parámetros): para mostrarlos, es suficiente hacer click en este enclace o en el imagen abajo.

agua

PENNY Y NATHIMA

© Capethicalism 2018 – All rights reserved


ARTICULOS

CONTACTE CON NOSOTROS

agua, agua, agua